Baby Blossom | Depresión materna y sueño infantil, un impacto bidireccional
Buscamos acompañarte en el proceso de convertirte en madre, queremos que disfrutes cada momento desde el embarazo hasta el cuidado de tu bebé en su infancia.
centro de maternidad puebla, lactancia, embarazo puebla, maternidad, escuela para padres, crianza, educación, doula, parto asistido, curso psicoprofiláctico, cursos, talleres, atención post-parto, cuidados durante el embarazo, trabajo de parto, manejo del dolor en el parto, rutinas hospitalarias para el parto, técnicas de relajación para el parto, cesárea humanizada, apego post-parto, masaje infantil, primeros auxilios pediátricos, estimulación temprana
22042
post-template-default,single,single-post,postid-22042,single-format-link,ajax_leftright,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Depresión materna y sueño infantil, un impacto bidireccional

mama y bebe durmiendoCuando estabas embarazada, era difícil imaginar todos los cambios que ocurrirían en tu vida una vez que llegara tu bebé.

Tu cuerpo se vio alterado por cambios hormonales, físicos y emocionales. Tu entorno también. Fue duro darte cuenta que a partir de ese momento no volverías a tener esa paz y tranquilidad dentro de mucho tiempo. Darte cuenta de que la prioridad ahora es una personita que requiere de toda tu energía, sin ningún tipo de descanso, y ese es un proceso al que a muchas nos cuesta ajustarnos.

 

Así, cansada y abrumada pasas los días, y sin darte cuenta, se convierten en meses o años. Meses de desvelos y de no sentirte en control de la situación. Como sea, logras seguir adelante, pero cada noche en que tu bebé se despierta otra vez, cuesta muchísimo.

El sentirte así no necesariamente es un indicador de depresión, no obstante, es una situación que se presenta a muchas mujeres que sí la padecen. El deterioro del sueño es uno de los efectos más importantes que ocurre en este padecimiento.

Cuando no dormimos, nuestra capacidad de autoregulación, optimismo y tolerancia a la frustración, se ve disminuida. Esto puede provocar que nuestro bebé perciba nuestra angustia y le sea más difícil relajarse, impactando en su sueño también.

Así que se hace inevitable preguntarte, ¿esto cambiará algún día?, ¿volveré a sentirme yo otra vez?

La respuesta es: absolutamente sí.

Lo creas o no, muchísimas mujeres nos hemos sentido así, agobiadas, y sin ánimos de hacer nada. Temiendo que se acerque la noche, porque ya sabes que será una muy larga y temiendo que se acerque el día, porque no tienes ánimos de hacer nada.

Lo cierto es que muchas veces tienes que intervenir para que solucionarlo, en vez esperar pasivamente a ver si se resuelve por sí solo. Por eso, es necesario que a la vez que buscas ayuda con un profesional de la salud mental para atender tu depresión, también tienes que hacerlo para mejorar el sueño infantil.

Aquí te cuento cómo puedes identificar si es hora de pedir ayuda.

SI TÚ COMO MAMÁ Y COMO MUJER

  1. No te sientes contenta con tu situación actual.
  2. Tu entorno familiar, social o laboral se están viendo impactados negativamente.
  3. No estás pudiendo sola a pesar de que lo intentas.

Ó SI TU BEBÉ

  1. Está creciendo en peso y talla, no duerme al menos 6 horas seguidas y ya tiene 6 meses cumplidos.
  2. Llora mucho por las noches a pesar de todos tus esfuerzos.
  3. Se despierta muchas veces por la noche y se le ve ansioso.

Si identificas al menos una de esta situaciones es hora de pedir ayuda, para que puedas disfrutar de esta nueva etapa que es ser mamá.

 

Escrito por:

Psic. Romelia Rubio

Terapeuta de Sueño Infantil

Especialista en Medicina Conductual del Sueño

www.behappynights.com